Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Miércoles 16 de abril del 2014
 

TE GUARDARE

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. Apoc. 3: 10.

Estas palabras son importantes y solemnes, y sería provechoso para nosotros que las lleváramos a casa, y escudriñáramos allí las Escrituras para descubrir su verdadero significado. La hora de la prueba ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra; y aunque no deseemos provocar un tiempo de prueba ahora, ni estemos dispuestos a quejarnos de las pruebas que han de venir en el futuro, debiéramos estar en tan íntima comunión con Dios que no caigamos en tentación cuando ésta sobrevenga. "¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios" (Isa. 50: 10).
El Señor levantará bandera en favor de nosotros contra el enemigo. Debiéramos creer que tenemos un ayudador en Dios, que no necesitamos temer, ni llenarnos de admiración y espanto, porque sabemos que el Dios de Israel ha estado con su pueblo desde el mismo principio, que desde la misma infancia de este mundo el Señor ha estado con sus hijos obedientes. Debemos demostrar que tenemos confianza en Dios y manifestar al mundo que podemos confiar en él porque creemos en él. Ha empeñado su palabra en el sentido de que no nos sobrevendrá tentación, sin que venga el auxilio necesario para sostenernos. . .
Esperamos que sobrevengan pruebas en estos últimos días; no esperamos otra cosa; pero quiera Dios darnos gracia para que podamos soportarlas cuando vengan, y para que no desmayemos ante la persecución. No quisiéramos que ese momento nos encontrara sin fuerzas. Por lo tanto, amistémonos con Dios ahora mismo.
Dios tiene un pueblo que no recibirá la marca de la bestia en la mano derecha ni en la frente. Dios tiene un lugar que quiere que su pueblo ocupe en este mundo, para que refleje luz. Ustedes son los centinelas de Dios. Cristo dice de su pueblo: "Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder" (Mat. 5: 14). . . Dios hizo su ley para todo el universo. Creó al hombre, dio las generosas provisiones de la naturaleza, tiene nuestro aliento y nuestra vida en sus manos. Debe ser reconocido; su ley debe ser honrada ante todos los grandes hombres y los más elevados poderes terrenales (Review and Herald, 15 de abril de 1890).